DECLARACIÓN DE LOS ORGANISMOS IBEROAMERICANOS 25 DE NOVIEMBRE DE 2016 Poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas


Fecha: 24-11-2016

La violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo una de las violaciones de derechos humanos más grave –y más tolerada– en todo el mundo. Fuertemente arraigada en patrones socio-culturales, constituye una amenaza para la integridad y seguridad de las mujeres y las niñas, limitando el pleno disfrute y respeto de sus derechos humanos y su acceso a recursos y oportunidades de desarrollo.

En América Latina y el Caribe, entre la cuarta parte y la mitad de las mujeres declaran haber sufrido alguna vez violencia física o sexual por parte de su compañero sentimental, lo que alcanza la categoría de epidemia de acuerdo con la OMS. Los casos recientes de feminicidios ocurridos en la región, nos demuestran un aumento de la violencia contra las mujeres no sólo en cuanto a su magnitud, sino también en cuanto a su gravedad y ensañamiento. Según los datos de CEPAL, cada día mueren en la región 12 mujeres por el solo hecho de ser mujer, siendo el feminicidio la primera causa de muerte de mujeres entre 15 y 49 años de edad.

Pese al compromiso de los gobiernos de la región y los importantes avances en el plano normativo, la realidad nos muestra que continúan existiendo unos niveles alarmantes de impunidad e importantes desafíos en la aplicación de estas leyes. La situación obliga, por tanto, a combatir la violencia contra la mujer con mayor perseverancia y de una manera más integral. Para ello, es necesario dedicar mayores esfuerzos y recursos, no solo a la prevención de la violencia y a la protección, justicia y reparación a las víctimas; sino también, al empoderamiento de las mujeres, y la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos sociales, políticos y económicos.

La eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas es una obligación impostergable. Es por ello que los Organismos Iberoamericanos se suman enérgicamente a la campaña de Naciones Unidas “ÚNETE para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres”; de esta manera, reiteran su compromiso por promover la igualdad de género en el sistema iberoamericano y apoyan los esfuerzos destinados a eliminar toda forma de violencia contra las mujeres y las niñas en la región.